domingo, 27 de enero de 2013

Roy Orbison - A love so Beatiful





Para hoy una canción póstuma, bueno un disco póstumo con tremendos tesoros. Roy Orbison publicó después de muerto este el albúm Mystery Girl,lo hizo de la mano de Virgin records en 1989. El álbum se convirtió en un éxito mundial,y de él hoy quiero extraer este "A Love So Beatiful".
Para este disco colaboraron entre otros Bono y The Edge de U2. Es una balada gigante de la cual también se realizaron versiones, la más famosa de Michael Bolton.
El éxito fue tal que Roy Orbison se unió a Elvis Presley y Michael Jackson como los únicos cantantes que tuvieron simultáneamente dos álbumes en el Top 5 de la lista Billboard a título póstumo.
Este tema fue incluido en el la banda sonora de la película Indecent Proposal y es aquí donde quiero explicaros porqué esta canción hoy.






No lo puedo evitar, hace tiempo os pedí que me ayudaseis a hacer este blog...Y me habéis respondido de manera increíble...Suelo incluir las peticiones que vienen acompañadas de una explicación de por qué esta es tu canción. Recibo muchas pero comparto las impactantes...Aquí os adjunto el mensaje de una chica que me pidió anonimato.

"Hola mi nombre no importa.
Lo primero que quiero es felicitarte por tu blog, es fantástico. Lo descubrí apenas hace un mes y no me había dado cuenta que solicitabas las historias personales que nos evocan las canciones.
Esta es mi canción favorita y quiero explicaros el porqué.   
Yo era una mujer casada y joven...Suena mal que lo diga, pero no pecaré de falsa modestia, soy una chica muy atractiva, nunca me ha costado conseguir cualquier cosa de los hombres. Pude elegir a quien quisiera pero por fortuna me enamoré de un chico trabajador, no muy atractivo y de clase humilde.
Aunque tuve muchas opciones le elegí a él porque siempre me hacía reír, siempre tenía una frase de animo, un beso en el momento preciso, una abrazo inesperado. Por esos, e infinidad de motivos más, comencé a salir con él, cuando apenas tuvimos 20 años nos casamos.
Los horarios horribles que tenía en el trabajo minaron nuestra relación, yo me sentía sola y él responsable y culpable de no poder ofrecerme lo que creía que yo necesitaba. Quizás mi inmadurez e inconformismo también influyeron en el devenir de los acontecimientos.
Atravesamos un bache terrible que no quiero contaros, finalmente me llevó a terminar la relación y le abandoné.
Nunca me olvidé de mi amor de juventud, de mi pareja, del amor de mi vida...pero decidí intentar pasar página.
Le perdí de vista y empecé a meterme en el juego del amor nuevamente. Unos meses después salí con un chico muy atractivo y con mucho éxito, la cena fue fantástica y la disco estuvo genial.
Un poco afectada por el alcohol, deicidimos tomar una taxi, en él nos dejamos llevar y empezamos a besarnos de manera apasionada, una cosa llevó a la otra y refugiados en la falsa sensación de intimidad que ofrecía la mampara del vehículo, acabamos haciendo el amor en el taxi...De repente al llegar al destino sentí un escalofrío, al levantar la cabeza algo me hizo fijarme en el espejo retrovisor del interior del Taxi, allí encontré unos ojos conocidos, unos ojos fijos que se reflejaban en el retrovisor y se clavaban en mi espalda todavía semidesnuda. Sí era él, mi marido mi amor... a pesar de que nuestra relación había terminado de manera amistosa, no puedo negar que cada noche mi último pensamiento antes de dormir era para él.
Quedé en Shock al descubir la identidad del conductor. No sé porqué empecé a llorar y a pedir perdón. Imaginaos la cara de mi cita de esa noche. Salí del Taxi y rogué a mi marido que saliera también de él, aunque me deshice en lágrimas y súplicas no conseguí extraer de él ni una sola frase. Tenía la mirada perdida, no salió del coche, no me miraba, era como si sus ojos color miel se hubiesen vaciado de vida en apenas 15 min.
Quedé arrodillada en la carretera mientras el taxi inició la marcha, mi acaudalada e (ideal) cita de esa noche, me abandonó allí mismo ante el cartel que se presentaba.
A la mañana siguiente sonó el teléfono, la voz de mi hermana brotó del aparato como un rayo.
"...escúchame XXX se ha tirado por la ventana esta noche, no sé sabe porqué.Está en el tanatorio de XXX."
Mi corazón se paró, mi vida se paró. No pasa un día sin que piense en él. Ahora despúes de años de terapia y de luchar contra mis sentimientos de culpa, soy capaz de "querer"(si lo que siento se puede llamar así) de nuevo. Pero igualmente soy plenamente consciente de que nunca tendré un amor como ese, tan puro, tan cómplice, tan profundo...Por alguna extraña razón escucho esta canción cada día y la he asociado a él.
No supe valorar su amor, ambos pensabamos que la gente era mejor o peor dependiendo de su nivel económico. Ahora sé que nadie era mejor que él, sólamente tenián más dinero."  


¿Qué puedo decir?...Mejor nada ¿verdad?..Os dejo la letra traducida en la versión de Michael Bolton. Un mensaje de amor despúes de la muerte como el de nuestra amiga.