viernes, 28 de septiembre de 2012

Concha Piquer - Y sin embargo, te quiero

Estaba yo pensando en escribir hoy de Dinah Washington y me he dicho....pues no! Hoy voy a hablar de una gigante anterior y europea, hoy hablaré de Doña Concha Piquer.

Esta canción volvió a mi mente una vez que la escuché en directo (a modo de intro) en un concierto de Joaquin Sabina.


Pero mi interés por ella, fue anterior. Esta canción era una de la preferidas de mi abuela y despertó mi curiosidad hace muchos años por su composición. Resulta muy complejo encontrar qué le pasó por la mente a sus compositores al escribirla...Casi unos guionistas capaces de meterse en otras pieles, en otras vidas.
La canción en cuestión fue compuesta por un trío mágico.
Quintero, León y Quiroga fueron un trío de compositores españoles, poetas y músicos, reconocidos por su autoría conjunta de muchas canciones populares en el género de la copla, los nombres completos...eran Antonio Quintero,Rafael de León y Manuel Quiroga.(por si os da por investigar)



Otras coplas muy populares de estos monstruos son.. Ay pena, penita, pena, La Zarzamora, Ojos verdes,Tatuaje...
Las coplas de Quintero, León y Quiroga han sido cantadas por las más importantes voces del género, tanto en su época como en la actualidad: Concha Piquer, Juanita Reina, Lola Flores, Rocío Jurado, Sara Montiel, Marifé de Triana, Isabel Pantoja, Pasión Vega, Martirio , La Paquera de Jerez, Miguel Poveda, Juanito Valderrama, entre otros.


Conocer personalmente a la cupletista Concha Piquer, la más destacada figura de la canción de la época, cuando ésta actuaba en Sevilla en el Teatro Lope de Vega, fue un momento de especial importancia en los inicios de la carrera del poeta Rafael de León. En 1932 Rafael de León inicia su aventura madrileña de la mano del músico, también sevillano, Manuel Quiroga con vistas al lanzamiento a nivel nacional del trío más famoso de la música española de todos los tiempos: "Quintero, León y Quiroga". Sus más de cinco mil canciones registradas dan una idea de la gran productividad que alcanzó esta asociación. Pasada la Guerra Civil, la dictadura del General Franco bendijo y promovió un género llamado folclore español, aunque sus orígenes eran puramente andaluces.
Aquella generación de racionamientos y carencias, tuvo a cambio una abundante ración de coplas en la naciente radiodifusión. Quintero, León y Quiroga tenían la clave del éxito, poseían "la marca de fábrica" más conocida de la música en aquel periodo y llegaban al público a través de la radio.
Tras una larga época de éxitos incesantes, se inicia un cierto aperturismo cultural y con él llegan ritmos musicales distintos, especialmente la trepidante música que triunfa en Estados Unidos. Las canciones de Quintero, León y Quiroga ya no sintonizan tan fácilmente con las nuevas generaciones. En la década de los sesenta, una juventud más politizada y antifranquista comienza a despreciar a las folclóricas y a una música que se les antoja más regional que "española". Y comienza un declive que lleva a Rafael de León y sus compañeros artísticos a casi un creciente e injusto olvido. Rafael de León todavía paladea el éxito, en esta su última etapa, escribiendo letras que cantan Nino Bravo, Raphael y Rocío Dúrcal, llegando a ganar el III Festival de Benidorm, en el año 1961, con "La luna de Benidorm". Incluso consigue que los jóvenes compositores, como Augusto Algueró y Manuel Alejandro musicaran sus textos.